Lunes, 2 de Noviembre de 2009

12 11 2009

Lunes, 2 de Noviembre de 2009

Ya sabemos lo que Dios espera de nosotros, que trabajemos con Él para los necesitados; osea, que demos nuestro AMOR a los más necesitados. Pero ¿quien son estos necesitados, sus hemanos mas pequeños? No solo son los pobres, los que necesitan dinero. Claro, si nos piden dinero, ahí ya no queremos saber nada. Pero necesitados son todos aquellos, y valga la redundancia, que necesitan de algo. Por ejemplo: si tenemos un amigo o amiga, o familiar, que necesita de nosotros porque tenga algun problema, por que necesite un hombro donde llorar, por que necesite un empujoncito, consuelo, en definitiva ayuda de cualquier tipo, ¿lo dejaríamos tirado? Claro que no. Pero, eso sí, hacerlo por un conocido es facil. ¿Y por un desconocido? Esto es mas dificil, lo sé.mother-teresa-1

Ante esto muchos piensan que mejor lo hagan los curas y los que trabajamos en parroquias. Les dices que eso es tarea de todos los bautizados, que todos somos iglesia, pero pasan. Ser cristiano compromete y eso es lo que no queremos: compromisos de ningun tipo. Nos gusta lo facil, lo dificil que lo hagan otros.

Hace pocos días, con los niños de catequesis, veiamos un tema que decía: “Dios Padre nos enseña el camino”. En el dibujo aparecia una persona con dos caminos a su espalda: un camino empedrado y con muchas curvas y una carretera recta y bien asfaltada. ¿Cual cogeríamos nosotros? Lógicamente los niños escogian la carretera. Pero Dios Padre nos enseña que hay que coger el camino empedrado y dificil. Este es el camino del esfuerzo, del compromiso; es el camino del bien, ese que cuesta tanto trabajo de andar, pero que al final tiene su recompensa.

Jesucristo nos enseñó todo esto, el camino del bien, el camino que conduce a Dios. Pero…. es tan dificil seguirle ¿verdad?. Muchos de nosotros somos seguidores de algun cantante, futbolista, politico, etc… Y seríamos capaces de cualquier cosa por ellos: hacer cientos de kilometros para verlos, montarles algun club de fans; ya digo, cualquier cosa. Pero, claro, estos no nos piden nada; y seguir a Jesús exige compromiso y esfuerzo. ¿Será por eso que mucha gente dice que no son cristianos?¿Les asusta el comrpromiso? Y creo que sí

Así nos va. No podemos quedarmos en casa cruzados de brazos o yendo de bar en bar ¿haciendo amigos?, sin comprometernos, dejando que otros hagan las cosas. Nos tenemos que mover nosotros. Esto me recuerda el chiste aquel del hombre que iva todos los días a la iglesia a pedir a Dios que le tocara la loteria. Tan pesado se puso que un día Jesús le habló desde la cruz y le dijo: mira hijo yo quiero que te toque la loteria pero por lo menos compra el décimo.

Pensemos en esto.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: