Miércoles, 4 de Noviembre de 2009

Posted on

Miércoles, 4 de Noviembre de 2009

Ayer estuve viendo con los niños el tema “¿Quien es Jesús?”. En los Evangelios hay algunos pasajes que nos lo dicen. En Lucas 3,  21-22 cuando Jesús es bautizado por Juan Bautista, Dios dice: Este es mi hijo amado y en Él me complazco…  “  y en Marcos 15, 39 :” Cuando el centurión, al ver de la manera que había expirado dijo: Verdaderamente este era el Hijo de Dios”.

Efectivamente, Jesús es el Hijo de Dios. Pero la pregunta és ¿Quién es Jesús para mí? ¿Porqué Jesús es el hijo predilecto de Dios? Como antes dije, Jesús es el Hijo de Dios y es su preferido por que hace su voluntad.

Pero es que yo también soy hijo de Dios y también puedo ser su preferido. ¿Como? Pues al igual que Jesús, haciendo su voluntad. Tengo que tratar por todos los medios imitar a Jesús en todo, empaparme de Él, meterme dentro de Él y dejar que Él se meta en mí.

Como dije anteriormente, muchos somos capaces de imitar y seguir a personajes que no nos aportan nada.08-05-09_Viernes_2 Compramos revistas del corazón y vemos programas de televisión para empaparnos de la vida de estos personajes, nos conocemos todas sus aventuras y desventuras. Seguimos también a políticos que nos hacen creer que ellos son los salvadores del mundo y nos creemos a pies juntillas todo lo que nos dicen, casi se diría que somos capaces de matar o morir por ellos. Pero de Jesús nos olvidamos. Claro, es que Él no es divertido. Pero ¿de verdad le conocemos?¿Nos hemos interesado por su vida? No. Sin embargo Él si nos ofrece como llenar nuestra vida. Es dificil seguirle, lo sé y doy testimonio de ello, pero la gracia está en intentarlo. Intentarlo sin cansarse, siendo constantes, sin aburrirse, sin desesperarse, con paciencia y sobre todo alimentándonos de Él con su cuerpo y con la palabra. ¿Con su cuerpo? Sí con su cuerpo, con la comunión. Comunión con Jesús, unión en común con Jesús, llenandome de Jesús; para así poder parecerme más a Él. Mira por donde hemos descubierto el verdadero sentido de la Comunión: “Alimentarme de Jesús para ser como Él”.

Ya nos lo dice en los Evangelios: “Yo soy la luz, Yo soy la verdad, Yo soy el camino” “Y solo el que me conoce a mi conoce también a Dios” ¿ Queremos conocer a Dios? Pues vamos a conocer primero a Jesús. Leyendo su vida y sus obras. Leyendo y oyendo su Palabra. Él es el camino. No lo olvides.

Anuncios