Viernes, 13 de Noviembre de 2009

13 11 2009
jesus_171En el Evangelio de Juan 8, 31-32 dice:” Decía, pues, Jesús a los judíos que habían creído en él: «Si os mantenéis en mi Palabra, seréis verdaderamente mis discípulos, y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres.»
Como ya dije anteriormente, nuestro alimento son el Cuerpo y la Palabra de Jesús. Pues bien, Su Palabra, la Verdad; nos hará libres. Es hora de conocer cual es Su Palabra, que nos dice; pues de ella debemos aprender, ya que en Jesús se dan todas las virtudes que debemos imitar: la humanidad, la caridad, la misericordia, la compresión, el respeto, y un largo etcétera. Tenemos que pensar que lo que Jesús dijo en aquellos tiempos es igual de válido en los nuestros. Su Palabra no ha pasado de moda, es tan actual como entonces. “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán (Marcos 13, 31).
El Domingo pasado, XXXII del Tiempo Ordinario del ciclo B, leíamos en el Evangelio de Marcos 12, 41-44 el pasaje en el que una pobre viuda echaba en el arca del Templo todo lo que poseía.
La sentencia de Jesús fue tajante: ”  Todos han echado de los que les sobraba, ésta, en cambio, ha echado de lo que necesitaba todo cuanto poseía, todo lo que tenía para vivir.”
Con estas palabras condenaba, y condena, a todos aquellos que solo dan lo que les sobra; osea, una pequeña parte de lo que poseen, y que además presumen de ello y lo anuncian a los cuatro vientos para que les sea reconocido su mérito. ¿Mérito?¿Que mérito tiene dar lo que te sobra y encima colgarte la medalla de ser solidario?.
Sin embargo halaga la actitud de la pobre viuda que da todo lo que tiene para vivir, es decir, está entregando su vida. Que pobre és el que solo da dinero. Lo que Jesús enseña es que debemos entregar la vida, igual que hizo Él, por los demás. No quiero decir con esto que tengamos que ser unos suicidas, no. Lo repito otra vez, lo Tiende tu manoque tenemos que entregar es lo mejor de nuestras vidas. En el trabajo con nuestros compañeros, en casa con la familia, en las reuniones con los amigos, en la playa con todo el mundo, en el mercado, en el colegio; en definitiva, en todos nuestros quehaceres diarios. Solamente tenemos que ser mejores, dedicar mas tiempo a sonreir, a ser tolerantes con los demás aceptándolos tal y como son, respetar sus opiniones, no buscar arreglarlo todo con violencia.
Como dice una de las canciones que tengo colgada en los videos, Manos vacías,  en una de sus estrofas:      
“Pongo mi vida a tu servicio, Señor;
no será mucho, pero la entrego hoy…”
Creo que eso es lo que hay que hacer, entregar lo mejor de nosotros aunque que sea poco , ofrecer nuestra mano con humildad y sin presumir de ello. 
Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: