Lunes, 23 de Noviembre de 2009

Posted on

Muchas veces hemos oido hablar del Reino de Dios, pero ¿que és el Reino de Dios? Igual hemos tenido esa visión de un gran jardin donde todo es paz y armonía. Un lugar donde iremos todos si nos portamos bien, donde no habrá dolor ni sufrimiento. Pero ¿hay que esperar a que todos desaparezcamos para ir al Reino? No. Ese no es el Reino de Dios. En Lucas 17, 20-21 Jesús nos lo dice:

20 Habiéndole preguntado los fariseos cuándo llegaría el Reino de Dios, les respondió: «El Reino de Dios viene sin dejarse sentir.
21 Y no dirán: “Vedlo aquí o allá”, porque el Reino de Dios ya está entre vosotros.»
El Reino de Dios ya está aquí, no hay que buscarlo más. Pero, al igual que tenemos que hacer visible a Dios, también tenemos que hacer visible su Reino. El Reino de Dios es el Reino que Jesús nos anuncia; y no es otro que un mundo de justicia,  amor  y  paz. El Reino de Dios, más que un sitio terrenal, es un estado espiritual. Es un estado que hay que alcanzar sí o sí. Es lo que vengo repitiendo siempre, tenemos que luchar por un mundo más justo donde habite el AMOR y exista la paz.
¿Es justo que haya millones de personas que mueran de hambre en el mundo mientras yo tiro la comida que me sobra? ¿Es justo que mientras haya personas que defienden la vida, haya otras que la destruyan? ¿Es justo que la riqueza se reparta entre cuatro y otros estén a cuatro velas? Daría una larga lista de injusticias pero no acabaría nunca.
No practicamos la justicia de Dios, que no es una justicia que castiga a los malos y premia a los buenos. La justica de Dios es mantenerse en una actitud de respeto, amor, fidelidad; de saber perdonar, de comenzar siempre de nuevo……….etc. Si no hay justicia, no hay amor, no hay paz, no hay Reino de Dios.
14 Mas Jesús, al ver esto, se enfadó y les dijo: «Dejad que los niños vengan a mí, no se lo impidáis, porque de los que son como éstos es el Reino de Dios.
15 Yo os aseguro: el que no reciba el Reino de Dios como niño, no entrará en él.»
16 Y abrazaba a los niños, y los bendecía poniendo las manos sobre ellos.
Dije antes que el Reino de Dios era mantenerse en una actitud de empezar de nuevo, entre otras cosas. Pues bien, en estos versículos, Jesús nos dice que tenemos que ser como niños, si no somos como ellos no sabremos acoger el Reino de Dios. Tenemos que hacernos niños cada día . Los niños son receptivos, inocentes, sin maldad, dispuestos a aprender. Es por ello que me dedico a catequizar a los niños. Los adultos tenemos el corazón más duro, no estamos tan dispuestos como los niños. Y una cosa he aprendido en estos años: que tenemos que aprender mucho de los niños. Ellos son el futuro y si no les educamos en justicia, amor y paz; nos irá muy mal. Por eso digo que lo hay que hacer es empezar cada uno en nuestra casa, que es nuestra pequeña comunidad, para hacer presente a Dios por medio de AMOR entre nosotros. Si hay amor, habrá justicia y habrá paz.
Anuncios

2 comentarios sobre “Lunes, 23 de Noviembre de 2009

    Julio Cesar Caridad Valiente escribió:
    4 abril 2011 en 21:47

    Bendiciones Hermano.

    Encontre tu blog lo vi edificante, y quice saludarte y felicitate por la contribución a los catequistas.

    Saludos!

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.