Sábado, 19 de Diciembre de 2009

Posted on

Hay un importantísimo detalle que; ni puedo, ni debo, ni quiero pasar por alto. Y es el papel tan importante de María, la Virgen. Cuando el Angel le anunció que iba a ser madre del Hijo de Dios, ella le dijo: “He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra. No dudó, aceptó la voluntad de Dios, sin preguntas. ¿Acepto yo la voluntad de Dios sin preguntar, sin dudar? La respuesta es no. Siempre dudamos, no nos fiamos, nuestra fe es débil. Sin embargo María acepta todo lo que le venga. Y, sigue el pasaje: ” Tomó el camino y fue a visitar a su prima Isabel; y se puso a servirla”. Preciosa lección. María, la que iba a ser madre del Hijo de Dios, se puso a servir a su prima Isabel. Esa es la misión del cristiano: hacer el camino llevando a Jesús dentro de nosotros y servir a los demás. La mismísima madre de Jesús, Rey de reyes, sirvió a los demás. Tomemos ejemplo de María, nuestra Madre y primera cristiana.

Anuncios