Sábado, 10 de Abril de 2010

Posted on

Una vez pasada la Semana Santa, semana de verdadera reflexión, pediría que nos fijásemos en la cantidad tan enorme de enseñanzas que Jesús, en su Pasión y camino del Calvario, nos enseña. Pero antes de esto me gustaría reflejar lo acontecido en la noche del Jueves Santo:

De todos es sabido que, en la tradición judia, cuando una persona es combidada a comer a casa de otra; a ésta le lavan los pies y las manos los criados de la casa. Pues bien, Jesús cuando se reunió con sus apóstoles para la Última Cena, dice el Evangelio de Juan 13, 4-5: se levantó de la cena, se quitó el manto, y tomando una toalla se la ciñó. Después echó agua en una jofaina y comenzó a lavar los pies de sus discípulos y a secárselos con la toalla que se había ceñido.

Ninguno comprendió nada. El lavatorio lo han de hacer los criados. ¿Es Jesús un criado? Pedro se negó, pero Jesús les dijo cuando terminó de lavarles los pies: ¿ Comprendéis lo que he echo con vosotros? Si yo, que soy el Señor y el Maestro, os he lavado los pies, vosotros también debéis lavaros los pies unos a otros.

Y esta es la enseñanza.  Jesús, Señor y Maestro, se pone al servicio de todos; es criado. Y esto nos dice: que también nosotros debemos, como discípulos suyos, ponernos al servicio de los demás. “Amaos los unos a los otros, como yo os he amado”

Lo he dicho otras veces. Si no somos capaces de amar a los demas, de ponernos a su servicio, de respetarlos; no servirá de nada darnos golpes en el pecho, porque tampoco estaremos amando a Jesús. No estaremos siendo buenos cristianos, es más, no estaríamos siendo cristianos. El Evangelio de Jesús es, sencillamente, el Amor a los hermanos. Y hermanos somos todos. Si no amamos al hermano, no amamos a Jesús.

Y esta es la realidad. Si cumpliésemos este mandamiento del Amor otro gallo nos cantaría.

Anuncios

Un comentario sobre “Sábado, 10 de Abril de 2010

    Mariade escribió:
    12 abril 2010 en 19:23

    buena reflexión; mas vale tarde que nunca…

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.