Lunes, 25 de Octubre de 2010

Posted on

Cuando yo digo que Dios nos habla, lo digo por algo. Me encontraba hace un momento repasando el evangelio de Marcos y me encontré con esta pregunta (Mc 8, 27-30)

“Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?”

Muchas son las repuestas que se pueden dar: “ Unos dicen que eres Juan el Bautista, otros que eres Elías, y otros dicen que eres uno de los profetas. Esto dice en los evangelios, y ¿en la actualidad? Pues para muchos fue un alborotador, para otros un guerrillero, para otros un impostor. Muchos piensan que es un invento de la Iglesia.

Pero para nosotros, los cristianos, ¿quien es Jesús? Pedro, el apóstol, le contestó que Él era el Mesías. Pero ante esta respuesta, Jesús les prohibe terminantemente que hablaran acerca de Él. ¿Porqué esta prohibición? Seguramente Jesús no quería que se hablase de Él porque se dirian muchas tonterias y distorsionarían la imagen que Él queria dar de si mismo.

En el evangelio de Marcos, se identifica como el Hijo del hombre. Me entra una duda ¿porque habla en tercera persona? Por ejemplo en Mc 8, 31 dice: ” Jesús empezó a enseñarles que el Hijo del hombre debía padecer mucho, que sería rechazado por los ancianos, los jefes de los sacerdotes y los maestros de la ley…..” En este pasaje, sin duda, les está hablando de su pasión y muerte. Pero habla en tercera persona ¿por qué?. Desde mi humilde punto de vista Jesús se está identificando con el hombre, o sea, con nosotros. ¿No es verdad que los cristianos de hoy también estamos padeciendo mucho, y estamos siendo rechazados por muchos sectores de la sociedad?

Sin duda nos está dando una gran enseñanza. A mí, desde luego, me está enseñando que su rostro se puede ver mirando al Hijo del hombre, o sea, a nosotros.

¿Quién decimos ahora que es Él? Lo iremos descubriendo.

Anuncios