Ayuda para la catequesis (I)

27 10 2013

catequesis01En primer lugar quiero dar gracias a Dios por tener seguidores en mi blog y al mismo tiempo pedir perdón por no haber publicado nada desde hace meses. Mi dilema era qué publicar, y después de leer tantos comentarios como he leído sobre qué hacer y como hacer una catequesis, he decido que lo mejor que puedo hacer es ofrecer mi humilde experiencia a todas estas personas que os encontráis en esta situación.

Lo primero que hay en saber es ¿que es un catequista? y ¿Porqué soy catequista?. Un catequista es un elegido por Dios y enviado por la Iglesia para transmitir el Evangelio. Y soy catequista como respuesta a esa llamada que Dios me ha hecho para servir a los demás y movido por el Espíritu Santo. Si somos consecuentes con esta misión no debemos ir a la sesión de catequesis pensando que todo va a depender de nuestras propias fuerzas. Si nos fiamos del que nos llamó a ser catequistas tendremos paz para desarrollar la obra que nos encomendó en su Iglesia.

El catequista tiene que comunicar lo que vive. Comunicar nuestra propia experiencia de fe es la primera forma de evangelizar. Esto, a veces, puede ser complicado porque no siempre encontramos las palabras adecuadas para expresar nuestra experiencia. Pero debemos darle más importancia  tener algo que comunicar que como decirlo. La solución estaría en tener un rato de oración, ponernos en presencia del Señor y pedirle que ponga sus palabras en nuestra boca, prepararnos bien la catequesis y tener muy claro cual es el objetivo que queremos conseguir ese día. Debemos leer despacio todo el tema y tratar de meditarlo, conocerlo en profundidad. Es bueno que nos preguntemos ante el mensaje de cada tema: ¿Qué tengo que anunciar? ¿Qué me dice el Señor? ¿Qué espera de mí? ¿Cómo vivo lo que tengo que anunciar? ¿Cómo tengo que presentarlo para que lo comprendan mejor y lo acepten de buen grado?.

El catequista no actúa solo. Somos miembros de una comunidad. Es verdad, que lo que vamos a transmitir a los niños es Catequesis2nuestra propia experiencia de fe, y es la misma fe que nos transmite a nosotros la Iglesia. Preparad los temas en casa, meditadlos, saboreadlos……y, antes de cada sesión, reuniros los/as catequistas y compartid vuestra experiencia. De esa manera cada catequista enriquece su formación en grupo para saber hacer una buena catequesis.

Resumiendo:

1. Fíate de Dios. Lo acabamos de decir. La catequesis no es cosa tuya. Tú eres
simplemente un servidor, un llamado. Por eso es bueno empezar la catequesis con un
rato de oración (oración tuya). Tienes que encontrarte con Dios y pedirle la fuerza de su
Espíritu para que sea él quien se haga vivo en tu palabra y en tu ejemplo.
2. Transmite lo que vives. Más de lo mismo. Si no vives tu fe no tienes nada que
transmitir. Por eso es fundamental que no abandones tu crecimiento personal como
seguidor de Jesús. No sólo vas a transmitir unos conocimientos. Los niños tienen que
ver en ti un modelo de seguimiento y eso sólo es posible si te preocupas y tratas de
madurar tu opción de vida cristiana.
3. Prepara bien tu reunión. Para ello:
a. Infórmate y fórmate sobre lo que vas a transmitir.
b. Busca la forma más adecuada para transmitir a los niños lo que has
descubierto: los niños no son como tú; tienen otra forma de ver las cosas, otra
forma de captar la realidad.
c. Distribuye bien el tiempo de catequesis.
d. Piensa en formas creativas de captar la atención de esos niños; pero no olvides
que la actividad a la que has sido llamado no debe ser un mero entretenimiento
para los niños. No buscamos solamente que los niños se diviertan sino que
queremos acompañar su camino de seguimiento de Jesús.
e. Debes despertar el interés de los niños: atender a cada uno; conocer bien el
tema; llevar con equilibrio el ritmo de la sesión; unir lenguaje doctrinal y
testimonial; comunicar con alegría el mensaje salvador…
f. Debes tener paciencia. La labor del catequista consiste en sembrar, no necesariamente e recoger. No todo depende de ti.
g. Es importante la constancia. No es bueno cambiar el tema programado, ni
cambiar constantemente de actividad, ni cambiar continuamente la programación…
h. Ora con tus niños y por tus niños.

 

Espero que esto os sirva de ayuda para catequistas que empezáis y de recordatorio para catequistas que ya llevamos tiempo en esta misión.

En sucesivas entradas os iré trazando, por decirlo de alguna manera, un itinerario catequético por etapas.

 

Anuncios

Acciones

Information

One response

28 10 2013
Adriana Strano

GRACIAS MUY BUENO ES VERDAD QUE DIOS NOS HABLA AL CORAZON.

Date: Sun, 27 Oct 2013 10:32:55 +0000 To: adrianastrano3571@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: